El consultor y conferenciante Mohan Sawhney en el Foro mundial de Ventas y Marketing, organizado en Barcelona un evento donde los mayores expertos revelaron las nuevas estrategias de ‘marketing dio un ejemplo de una compañía innovadora con la que comenzó su discurso.

Netflix lo ha hecho muy bien porque lo ha automatizado absolutamente todo, desde que te suscribes y te olvidas de pagar cada vez por consumir contenidos hasta las sugerencias personalizadas de nuevos contenidos según tus gustos, la experiencia de visualización, fácil y fluida, y la posibilidad de elegir tiempo real o descarga para ver más tarde.

La automatización aplicada a todo el proceso de marketing, desde el diseño de la campaña a la segmentación, es la primera habilidad necesaria para cualquier compañía que quiera avanzar. La siguiente es la inteligencia artificial, En dos o tres años, estará presente en todos los niveles de nuestras vidas, en tiempo real, en nuestro smartphone, coche, e-mail, en la tienda donde compremos, en todas las aplicaciones que utilicemos, Será como el aire que respiramos, como el oxígeno, estará siempre ahí aunque no seamos conscientes de ello.

A la inteligencia artificial aun le queda camino por recorrer

Pero a la inteligencia artificial todavía le queda camino por recorrer por ejemplo si yo compro esta silla y mañana, al abrir internet, me sugieren que compre la misma silla, y al día siguiente lo mismo, me cansaré y acabaré bloqueando esos contenidos o dándome de baja de esa pagina, Hoy nos llega cantidad de basura automática y nos provoca rechazo. Unido a malas experiencias con la privacidad de nuestros datos, como la filtración en 2018 en Facebook, hace que haya cierto rechazo hacia la inteligencia artificial como método de predicción de nuestros gustos y necesidades.

Sin embargo, el cambio ya se está viendo en compañías como Microsoft, o Nike, que han comenzado a desarrollar aplicaciones muy sofisticadas y cuidadosas con el consumidor: Ahora, las grandes compañías comienzan a liderar un movimiento llamado IA responsable, que es inteligencia ética, transparente, justa. El resto de compañías solo tienen que seguir esta línea, experimentar cada una desde sus posibilidades, analizar qué están haciendo bien y qué mal y actuar en consecuencia. Hay que pensar en grande, pero empezar a actuar en pequeño.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *